Conoce acerca de este maravilloso proyecto que promete filtrar el “smoke” del ambiente en tinta para proyectos artísticos.

Un equipo de científicos del Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desarrollado un dispositivo capaz de capturar la contaminación del aire para convertirla en tinta de alta calidad. El producto obtenido, llamado AIR-INK, destaca por ser completamente seguro para su uso y se puede utilizar en proyectos artísticos.
Los procesos tradicionales para la fabricación de tinta suponen la quema deliberada de combustibles fósiles, pero los investigadores del MIT han conseguido idear un nuevo sistema de producción para obtener tinta ecológica. Para ello han empleado partículas procedentes de la polución del aire, entre las que se encuentran el hollín de carbono no quemado procedente de los tubos de escape de los coches, las chimeneas o los generadores, entre otras fuentes.

Esta tinta ecológica está hecha con contaminación; las partículas necesarias para la fabricación de la tinta son atrapadas por el dispositivo que han desarrollado, llamado KAALINK, que se coloca en los tubos de escape para capturar el hollín. Con solo 45 minutos de funcionamiento, el dispositivo reúne el material necesario para producir 29,5 ml de tinta, suficiente para llenar una pequeña pluma.

Después, el hollín se somete a diferentes procesos para eliminar los metales pesados y las sustancias cancerígenas. El resultado es carbono purificado rico en pigmento, que después se emplea para fabricar diferentes tipos de tinta.

El equipo del MIT Media Lab responsable de este proyecto ha confiado en el crowdfunding como sistema de financiación para comercializar AIR-INK.  El proyecto iniciará en junio del 2017.

Post,  creado con información de distintas fuentes

http://www.graviky.com/air-ink.html

http://www.graviky.com/kaalink.html

http://www.air-ink.com

Si te gustó suscríbete o síguenos en nuestras redes sociales.